martes, 12 de enero de 2016

PEDIMOS A LOS REYES "REGALOS ESPECIALES"

Como ya os comente ayer, estos días de comienzo  de trimestre estamos aprovechando para enseñarnos los juguetes que nos han traído los Reyes Magos.
 
Así Álvaro nos enseña su juego de memory, con el que más tarde hemos jugado
 

 
Marcos nos enseña su súper héroe Capitán América y su fantástica moto

 
Naia nos muestra su nenuco con saco  y todo.

 
Julia nos enseña también  su nenuco al que ha puesto de nombre Sandra y del que nos cuenta que se hace pipi, pero ¡no lo hemos comprobado!.

 
Silvia nos enseña su muñeca Ana de la película Frozen.

 
Sandra nos enseña su muñeca rockera que canta y que puede llevar tanto traje largo como corto.

 
Y Gabriel nos ha enseñado su toro y con el que hemos disfrutado a la hora del recreo.


 

 
 
 Por lo que hemos visto cierto es que nuestras cartas estuvieron llenas de peticiones en las que abundaban las cosas materiales para nosotros, pero antes de irnos de vacaciones reflexionamos sobre "Regalos diferentes" que podíamos pedir. Estos regalos tenían que ser cosas que no pudiésemos tocar, pero que nos hicieran muy felices a nosotros y a los demás.
 
Para llevarla a cabo, nos situamos en círculo sentados en el suelo. Todos a la misma altura, nadie es más que nadie.  La clase estaba oscura; solamente iluminada por la luz de una gran vela.
 
A la luz de la vela, explico que tenemos que pensar en un regalo, solo uno. Pero no es un regalo que podamos tocar, pero que tenerlo signifique que nosotros estemos felices y todos los que estamos allí sentados también.
 


 
Entonces cerramos los ojos para pensar en ello. No se oye nada. Siempre hay alguno que abre un ojo, pero la gran mayoría seguimos en silencio.

 





 
 
 
Después de un tiempo, no muy largo (50 o 60 segundos), cojo la vela en mis manos ( es una vela "artificial" con pilas, por lo que no hay peligro alguno). Y les digo que yo seré la última en decir el regalo en él que he pensado (sobretodo para no influenciar) y la paso al alumno que tengo a mi izquierda.
 
Y así, uno a uno, cogemos la vela. Solo se habla cuando la vela está en nuestras manos. Y...
 ¡lo cumplimos sin problema!
 














 








 
Me sorprende como van diciendo regalos como paz, alegría, respeto, ser amigos, "contar y escuchar cosas que cuentan", jugar juntos,...
 
Hasta que la vela llega a mi y mi deseo es:
 
"Estar siempre tan unidos como lo estamos en ese momento".

 
Para terminar, sentados a "estilo indio" con las manos unidas, todos juntos prometemos hacer todo lo posible para que esos "regalos" se cumplan.
 
Terminamos y nos levantamos relajados, convencidos que lo conseguiremos.
 
¡¡¡Y EN ELLO ESTAMOS!!!

 

2 comentarios:

  1. Silvia, solo quiero decirte:

    MAGNIFICO EL ULTIMO REGALO ESPECIAL.

    Con todo mi afecto,

    M.A.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro que te haya gustado.
      Un abrazo.
      Silvia.

      Eliminar