jueves, 2 de octubre de 2014

CONSTRUIMOS NUESTRO PEQUEÑO RINCÓN DE OTOÑO

Como ya os conté un día estamos en otoño y, claro, en nuestra clase no podía faltar:

¡¡¡¡NUESTRO PEQUEÑO RINCÓN DE OTOÑO!!!!

Todo lo que hacemos en clase conlleva un esfuerzo y un trabajo, pero el truco para que lo hagan sin protestar es conseguir el grado de motivación suficiente como para que las ganas de realizar bien su trabajo y que éste forme parte de un "proyecto" superen al esfuerzo y el cansancio.

Así que mostrándoles nuestro árbol solitario y comentado todo lo que le falta para "ser de otoño", nos pusimos "manos a la pintura".

Aquí tenemos nuestro árbol solitario



Y lo primero que dijimos que nos faltaban eran las hojas, las que quedaban y las que se habián caído. Además, como apunto uno de los peques, "no son hojas verdes son marrones"; otro peque comento
" y naranjas, que yo lo he visto" y " con trozos un poco amarillos" apunto otro.

Así que mezclando todos esos colores empezamos  a pintar nuestras hojas. Y que mejor pincel que nuestro dedo. Bueno la idea inicial era solo un dedo, pero ¡pintamos con el dedo, la mano, la bata y alguno y alguna hasta con la cara!

Lo mejor de todo:  ¡lo que disfrutaron!.














¡Tan concentrados estaban que ni cuenta se daban que estaba subida encima de mi silla haciendo las fotos!



Después, había que pensar que más cosas eran de típicas de otoño. Y asi llegamos a las setas. En este punto debo hacer un inciso y es que todos se acordaban de la seta "pedo lobo" que nos presentaron Marcos y Sofía el año pasado. ¡Creo que no se les olvidará nunca!







Y , al final, nuestro "árbol solitario" paso a ser el mejor árbol de
¡¡¡¡NUESTRO PEQUEÑO RINCÓN DE OTOÑO!!!!





¡¡¡¡LA SATISFACCIÓN DEL RESULTADO PUDO CON TODO EL ESFUERZO!!!!


No hay comentarios:

Publicar un comentario